Alerta Cepal sobre impactos económicos del cambio climático

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, indicó que el costo económico del cambio climático para la región será en promedio de tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Si la temperatura terrestre aumenta en 2,5 grados, el impacto económico será muy alto, aseveró Bárcena, quien explicó que los costos de adaptación para la región están concentrados en la protección de las zonas costeras, la actividad agrícola y el sector hídrico.

“Ponerlo en números, en un peso monetario, es la única forma de explicar la inversión futura por la crisis climática”.

Un nuevo estudio de la Cepal presentado en el marco de la 20 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP20), reconoce que América Latina y el Caribe ya sufren los efectos del calentamiento global, los que seguramente serán más intensos en el futuro.

En la actualidad, se evidencian efectos en la actividad agropecuaria, disponibilidad de agua, bosques y biodiversidad, nivel del mar, turismo y salud de la población, señala el estudio.

Hay que actuar en lo inmediato, tanto en mitigación, como adaptación, plantea el texto.

“La economía del cambio climático en América Latina y el Caribe. Paradojas y desafíos del desarrollo sostenible”, expresa el documento difundido en el marco de la 20 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP20).

En América Central y América del Sur la temperatura aumentó entre 0,7 y 1 grados centígrado, desde mediados de los años 70, a excepción de la zona costera de Chile, que experimentó una reducción de un grado. También se registra un aumento de las precipitaciones anuales en la región suroriental de América del Sur y una tendencia decreciente de las precipitaciones en Centroamérica, señala el documento.

La subregión del Caribe está particularmente expuesta a fenómenos combinados, como un alza en el nivel del mar y eventos climáticos extremos (sequías, inundaciones, huracanes y tormentas).

Según algunos escenarios climáticos, en 2050 la totalidad del ecosistema de corales podría estar colapsado.

También existe evidencia de un rápido retroceso y derretimiento de los glaciares andinos de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, en tanto, los mayores efectos sobre la salud de la población están asociados al estrés por calor, al aumento de las enfermedades infecciosas (malaria, dengue y cólera) y a las consecuencias de los desastres naturales.

Todo esto se refleja en una condición asimétrica, donde América Latina y el Caribe genera solo nueve por ciento de las emisiones causantes del cambio climático, pero es particularmente vulnerable a sus efectos.

Es necesario alcanzar un acuerdo global, que cuente con la aceptación y la participación activa de todos los países bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Este acuerdo global debe basarse en la transición hacia un desarrollo sostenible, el cual implica un cambio en los patrones de producción y consumo y una mayor igualdad y cohesión social, con una matriz público-privada coherente con ese nuevo paradigma, propone el informe.

TOMADO DE PRENSA LATINA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s