Unidad y desarrollo regional, prioridades de la comunidad caribeña

La comunidad caribeña fija hoy sus intereses comunes y metas principales en la paz, la integración, el enfrentamiento al cambio climático y sus efectos, y el desarrollo sostenible.

Así quedó demostrado en la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), evento recién finalizado en esta capital y que durante tres días acogió el debate entre los países del área, en pos de trazar estrategias y objetivos comunes que permitan vencer los desafíos regionales.

Al clausurar la reunión de jefes de Estado y Gobierno del organismo, el presidente cubano, Raúl Castro, aseguró que las discusiones en el contexto del cónclave demostraron la necesidad y capacidad de tratar los temas esenciales del Gran Caribe.

Ello, indicó, resulta imprescindible para continuar los avances en integración y cooperación, dado que estos valores dependen de la voluntad política de los gobiernos y las prioridades comunes de desarrollo, ratificadas los documentos y decisiones adoptados en la magna cita de la AEC.

Uno de esos documentos es la Declaración de La Habana, la cual reafirma la vigencia de los principios fundacionales de la Asociación como organismo de consulta, concertación y cooperación para adoptar posiciones comunes entre los Estados, Países y Territorios del Caribe.

Reconoce asimismo los retos y amenazas de la región y reitera la responsabilidad de las naciones para construir sociedades justas, al tiempo que recuerda el compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos para todos, y el objetivo de lograr la erradicación del hambre y la pobreza en todas sus formas y dimensiones.

La declaración además patentiza el rechazo del bloque al racismo y las formas de discriminación, xenofobia e intolerancia de cualquier índole en el Caribe y a nivel global, y resalta la importancia de enfrentar los efectos persistentes de la esclavitud y la trata transatlántica de esclavos.

Igualmente, expone posturas conjuntas con respecto a temas de actualidad política y económica.

Ejemplo de ello son el rechazo regional a la persistencia del bloqueo económico a Cuba por parte de Washington, la ocupación ilegal de este de territorio cubano en Guantánamo, y la injerencia externa en los asuntos internos de los países miembros, como Venezuela.

Por su parte, el Plan de Acción del mecanismo integracionista para los próximos tres años recoge pasos concretos de sus miembros y asociados en una variedad de temas de alta prioridad, con el objetivo común de impulsar el desarrollo sostenible.

Entre esos pasos destacan el compromiso asumido para establecer y consolidar la llamada Zona de Turismo Sostenible del Gran Caribe, la defensa de un incremento de las capacidades en el transporte y la interconexión regional, y el enfrentamiento directo a la problemática del cambio climático y la mitigación de sus efectos. (PL) (Foto: Cubadebate)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en America Latina y el Caribe, Cuba, internacionales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s