La incoherencia, herramienta diplomática

paya-almagro

Dentro de unos días, el uruguayo Luis Almagro visitará Cuba, pero lo hará sin una comitiva oficial de la OEA que él preside. Irá de manera personal, pero aun así su presencia es una maniobra indeseada y totalmente inoportuna, si es que Almagro, como diplomático, tiene algún sentido de la oportunidad.

El problema entre la OEA y Cuba (que fue expulsada del organismo en 1962 debido a las presiones de Washington y a la guerra diplomática que Kennedy heredó de su antecesor Dwight  Eisenhower) no reside en que Cuba sea un Estado socialista y que la Organización de Estados Americanos esté —desde su fundación en 1948— tutelada por Estados Unidos. El verdadero problema entre la OEA y Cuba debe mirarse desde una perspectiva diferente, que no es económica, o tal vez ni siquiera política. La naturaleza de las relaciones entre la Nación Revolucionaria caribeña y la organización que aglutina a los Estados americanos es filosófica. Y tanto más filosófica, cuanto más avanza la historia y nos adentramos en este siglo XXI, con Fidel ya muerto y con Estados Unidos pregonando los beneficios de la tortura, sin pudores humanistas. Un problema filosófico que ahonda la brecha entre países enriquecidos de manera obscena, contra una periferia mundial cada vez más subdesarrollada y dependiente: a excepción de Cuba.

Es, por tanto, en este punto donde se expone el conflicto filosófico con toda su crudeza, pues la OEA demostró ser, apenas, un instrumento rebajado, ineficaz para los fines que fue fundada, y obediente de la nación hegemónica hasta extremos vergonzantes. Más allá de lo fastuoso de sus premisas, de sus altos ideales jamás cumplidos, y de ser un organismo integrante de las Naciones Unidas, la verdad es que la OEA ha sido una estructura emética, es decir, vomitiva.

En Cambio Cuba, una nación pequeña, ostensiblemente periférica en el concierto internacional, sin grandes extensiones y con todos los problemas estructurales inherentes a su condición de nación pobre, un día hace una Revolución social y cultural comandada por un joven barbudo llamado Fidel Castro, y entonces comienza a convertirse en una nación mucho más fuerte, con índices de desarrollo humano ponderables a nivel internacional y con una determinación humanista hecha de bronce: que ningún hijo de Cuba muera analfabeto, o desnutrido, o por enfermedades curables.

Y es desde esta perspectiva que la brecha se profundiza en torno a Cuba, pues el mundo rico y sumergente encarnado por la potencia más cercana y arrolladora, que sigue siendo Estados Unidos, no perdona los ensayos independientes y soberanos. Nadie puede pretender en el Patio Trasero del imperio salirse de las condiciones marcadas por la agenda estratégica de Washington. Y si lo hace, entonces surgen las represalias. Para Cuba, la primera de ellas fue ser expulsada de la OEA en aquel año 1962, en pleno auge de la Guerra Fría.

Desde entonces, ningún Secretario General realizó una visita oficial a la Isla Revolucionaria, salvo el chileno José Miguel Insulza, quien visitó Cuba en enero de 2014 cuando asistió a la II Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac). Fue —digámoslo así— obligado por las circunstancias.

De ahí que podemos concluir que la OEA hizo abandono de un país americano y obligó a las demás naciones regionales (siempre mediante presiones y extorsiones fuera de toda ética democrática) a marginar a la pequeña isla buscadora de utopías. Tal abandono fue, sin dudas, una excelente demostración del colonialismo enquistado en nuestro hemisferio, que fue capaz de desatender a un Estado hermano, con tal de satisfacer a la potencia del Norte que ordenaba y disponía la agenda diplomática.

Entonces hoy habría que preguntarse. ¿A qué va el Secretario General de OEA a Cuba? ¿Cuál es su intención? ¿Para qué sirve su viaje, que huele a provocación desestabilizadora y a falta de respeto diplomático? De acuerdo con la agencia informativa AssociatedPress, Luis Almagro viajará a Cuba para recibir el premio Oswaldo Payá, en honor al disidente fallecido en 2012 y firme opositor del Gobierno socialista cubano. Este galardón con el que será honrado es otorgado por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, que preside Rosa María Payá, la hija del disidente.

Lo que AssociatedPress no dice es que Almagro va a recibir un premio que es financiado por el Departamento de Estado Adjunto para América Latina del Gobierno estadounidense, que también financia a la institución que lo entrega. Es decir, el premio, el premiado y los premiadores son parte de un andamiaje propagandístico estratégico diseñado desde las esferas diplomáticas norteamericanas. Por eso al premiado —Almagro—, y a los premiadores —laRed Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia— ni se les ocurre mencionar a los presos torturados en Guantánamo ni mucho menos el genocidio iraquí. Y por supuesto jamás dirán nada de la limpieza étnica afroamericana que se consuma en las cárceles de toda la Unión norteamericana. O de los hispanos perseguidos en las calles y en sus casas por agentes migratorios.

Aman la democracia y los derechos humanos, pero solo si son de cuño estadounidense. Los desmanes totalitarios de una democracia decadente no resultan importantes, sobre todo si de allí viene el dinero. Nunca pronunciarán en sus discursos por las libertades civiles que en Estados Unidos las Fuerzas Armadas detienen a las personas sin posibilidad de juicio o defensa legal. Jamás señalarían que el país del Norte hoy es un Estado posconstitucional, pues las garantías de su Constitución fueron conculcadas selectivamente.

Luis Almagro demuestra así con su provocador viaje a Cuba, que al igual que la OEA, es un empleado a sueldo de Washington, y por tanto no representa a nadie al Sur del Río Bravo.

En Cambio Cuba ya se hizo carne y poesía en cada hombre y mujer latinoamericanos amantes de la libertad.

De la verdadera libertad.

Tomado del Blog Auca en Cayo Hueso

Anuncios
Esta entrada fue publicada en America Latina y el Caribe, contrarrevolución, Cuba, disidente, EE.UU, guerra mediática, OEA, Uruguay y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s