Arranques definitivos

No estaba todo listo (¿cuándo es así?). No había muchas certezas (casi nunca las hay). Pero independencia y lucha eran palabras que ya no cabían en el pecho. Y la unidad edificada por el Apóstol entre tantas voluntades tiraba de las almas con la invicta fuerza de la Patria. 

Había que cabalgar sobre el deseo, conquistarle los frenos a la vida y hacer de la guerra la necesidad inminente. Hacía falta un 24 para seguir haciendo historia, para convertirlo en letra magna años después y luego darle forma de Poder Popular. No estaba todo listo. Pero sucedió. Cuba no pide más que esfuerzos.

Tomado de Juventud Rebelde

Anuncios
Esta entrada fue publicada en America Latina y el Caribe, Cuba, Documento, Interesante, internacionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s