¿El presupuesto de Trump favorece a #Cuba en “buen gobierno y democracia”? #CubaEsNuestra

En el presupuesto presentado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para el año fiscal 2017-2018, que debe ser aprobado por el Congreso,Venezuela, Cuba y Ecuador dejarán de recibir las ayudas de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Esto no significa que toda la ayuda estadounidense a estos países vaya a desaparecer. Aún habrá fondos de los programas globales o regionales. Pero, dejarán de tener una partida exclusiva, de acuerdo con un informe de la Redacción de BBC Mundo el 24 de mayo. [1]

Las cantidades que estos países recibieron de Usaid destinadas “al fomento del buen gobierno y la democracia”, que en esencia es injerencia y subversión, fueron:

US$20 millones para Cuba
US$6,5 millones para Venezuela
US$2 millones para Ecuador

Cinco días después de la publicación de la Redacción de BBC Mundo, el supuesto poderoso medio independiente, regala que la pretensión de Trump de reducir el presupuesto para la subversión “favorece a los gobiernos de Cuba y Venezuela”.[2]

Hay suficiente información pública que da cuenta de que desde la aprobación de la Ley de la Democracia para Cuba de 1992 y la Ley de Solidaridad Democrática y Libertad Cubana de 1996, el gobierno de los EE.UU. autorizó a prestar “ayuda” abiertamente y de manera legal a individuos y organizaciones no gubernamentales independientes para promover el cambio “democrático” en Cuba.

El Consejo Nacional de Seguridad, la CIA, la NED, la USAID, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), el Pentágono, el Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro, el de Comercio, el de Inmigración, el de Justicia, el de Agricultura, la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana (hoy embajada), las agencias de la comunidad de inteligencia: todas las fuerzas del Imperio fueron lanzadas contra la Isla, operando de conjunto para cumplir la misión de “un cambio de régimen”.

Los planes se han ido ajustando y perfeccionando, con los fondos destinados a ser administrados por la USAID para facilitar las comunicaciones y el acceso a Internet de “la sociedad civil” en Cuba, para apoyo a los “prisioneros políticos”, para el entrenamiento de activistas de los grupos de Derechos Humanos, y los agentes de cambio hacia la democracia, etc. Se destinan fondos igualmente al soporte tecnológico y entrenamiento de líderes de grupos de “opositores” integrados por artistas, músicos, blogueros, etc., así como la fabricación de grupos “afrocubanos”, otros grupos minoritarios y algunas organizaciones “religiosas”. [3]

La propuesta de Trump quizás no la apruebe el Congreso, pero por otra parte, siempre en Estados Unidos hay tretas y corruptelas para facilitar fondos para la subversión o “el buen gobierno y la democracia”. Lo que además, significa que el reacomodo del dinero no beneficiará para nada a Cuba, puesto que el aparato subversivo estadounidense no fue desmontado por la administración Obama, y menos lo hará la de Trump, a cuyo amparon se están realizando acelerados planes agresivos, a los cuales, “inexplicablemente” no se refiere BBC Mundo.

Vea quiénes quieren más fondos para la subversión

Así, Carlos Ponce, director para América Latina y el Caribe de Freedom House, considera que la eliminación de los fondos para los programas de la USAID en Cuba y Venezuela contradice el discurso del gobierno de Trump.

Esta organización supuestamente no gubernamental con sede en Washington, elabora cada año una clasificación sobre los niveles de libertad en distintos países del mundo. En su estudio de 2017, Cuba y Venezuela son catalogados como países “no libres”.

Para Andrew Natsios, director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales en Texas y exadministrador de la USAID durante el gobierno de George W. Bush, cree importante mantener el respaldo a las organizaciones de la sociedad civil.

“Es algo que hicimos en el pasado y yo lo haría de nuevo. No creo que esos programas deberían ser cancelados. Si acaso, deberían ser ampliados”, agregó.

Otto Reich, quien fue embajador de EE.UU. en Venezuela y -posteriormente- subsecretario de Estado para América Latina, no tiene dudas de que la propuesta presupuestaria elaborada por el gobierno de Trump será modificada por el Congreso.

El exfuncionario no se mostró tan crítico con la eliminación de los fondos para los programas en Cuba, pues afirmó que desde el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana gran parte de los fondos no iban destinados a apoyar a los disidentes sino a la apertura por lo que terminaba favoreciendo al gobierno de Castro.

Ileana Ros-Lehtinen, la ultraconservadora del Partido Republicano, que tanto trabaja contra Cuba, ha advertido que la propuesta presupuestaria presentada por el gobierno de Trump es muy preocupante en lo referido al apoyo a la democracia.

“Es imperativo que Estados Unidos siga apoyando a la sociedad civil y a los defensores de los derechos humanos en Cuba y Venezuela”, dijo la parlamentaria a la prensa estadounidense y anunció que trabajará con sus colegas de ambos partidos en el Capitolio para asegurarse de que haya una rectificación.

Tomado de Mi Cuba por Siempre

Anuncios
Esta entrada fue publicada en #DDHH, America Latina y el Caribe, Caribe, Cuba, EE.UU, injerencia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s